Li esta semana una frase que no consigo quitar de mi cabeza.

La frase dice así:

Satanás continua sus esfuerzos para hacer el pecado menos ofensivo, el cielo menos atrayente, el infierno menos horrible y el evangelio menos urgente” John MacArthur

Que verdad que dijo este hombre y que tristeza vino en mi corazón en ver cuán cierto esta frase es.

Hoy el pecado es algo tan normal que todos ya miran como inofensivo, que nada va pasar, es solamente un pecadito y Dios lo sabe. Infelizmente esto no es solamente las personas del mundo que piensan así, aun dentro de la iglesia muchos piensan también de la misma manera, por esto la iglesia no tiene influencia, no tiene autoridad, no tiene poder.

El cielo menos atrayente… Antes los cristianos cantaban canciones, deseaban y anhelaban querer ir al cielo, pero en nuestros días esto es algo irrelevante. ¿Para que ir al cielo? ¿Que tiene allá? Aquí tengo de todo, hago lo que me da las ganas. Creo yo que muchos cristianos en nuestra generación hasta piensan que en el cielo es aburrido. ¿No es esto triste?

El infierno menos horrible… El temor prácticamente desapareció hasta al punto que muchos ya ven el infierno más atrayente que el cielo, porque al final de todo, voy poder vivir una vida loca allá. Vemos que cuando se habla del infierno, muchos dan risa, se burlan diciendo que prefieren ir para allá que para el cielo. El dolor que viene a mi corazón es que estas personas, tanto las que están en el mundo y aun aquellos que viene a la iglesia de vez en cuando como se estuviera haciendo un favor para el pastor o para algún hermano, o familiar, no entienden que estamos hablando de algo que será eterno, no va ser pasajero como esta vida. Aquí vivimos 30, 50, 70, 100 o 120 años, pero imagina vivir siendo atormentado en el infierno por 100, 300, 800, 1000, 5000 años o mejor la eternidad. Oro para que Dios visite estas personas antes que sea demasiado tarde, pues nunca sabemos cuándo llegará nuestra hora.

Lucas 12:20
20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma…

Para concluir dice la frase que El evangelio menos urgente… ¿Puedo decir que verdad de nuevo? Cada vez menos los cristianos hablan de las buenas nuevas de la salvación, cada vez menos hablan de que Jesús vino y murrio por amor a nosotros. No hay urgencia el evangelio, pues a final de todo, muchos están ocupados con sus vidas egoístas y que cada uno tiene que vivir por sí.

Amados, vamos hacer la diferencia.

Entendamos que pecado si es ofensivo, nos aparta de Dios y puede nos llevar al infierno.

Vamos hablar de la belleza del cielo descrito en Apocalipsis.

Que el infierno si es real, es horrible, es atormentador, y es depresivo. Nadie debería ir para allá a no ser el diablo y sus demonios.

Y llevemos con urgencia las buenas nuevas del evangelio a todos que crucen nuestros caminos, y todos cuantos podemos hablar, porque nadie sabe del día de mañana.

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.